domingo, 4 de febrero de 2018

La mayor amenaza que Eagles presenta es presionar a Tom Brady

Los dos equipos están en Minneapolis. Tanto Eagles como los Patriots, están habituados al circo mediático en el que se ha transformado el Super Bowl 52 online. Los coaches que han ganado el Vince Lombardi aconsejan que lo mejor es no mudar nada en estos 6 días anteriores al gran juego; continuar exactamente la misma rutina de todo el año, no dejarse llevar de momento ni hacer caso a las decenas y decenas de distracciones en la sede del Super Bowl.



¿Va a poder Foles continuar libre de fallos? En 2 juegos de postemporada, Nick Foles no ha sufrido una sola intercepción ni ha perdido un fumble, mas en los siete Super Bowls de Ver Super Bowl por Internet bajo el mando de Bill Belichick, los Patriots suman once intercambios de balón: siete intercepciones y cuatro fumbles. Solo en la edición XLVI los Patriots se fueron en cero en intercambios de balón, en la segunda derrota frente a los New York Giants. Para ganar en Minneapolis, el equipo del entrenador Doug Pederson precisa un tercer juego “limpio” de Foles.



¿Hay alguien de Eagles capaz de preocupar a Brady? Probablemente Belichick y el organizador ofensivo Josh McDaniels van a llegar el último día de la semana con un plan para sostener a raya al tackle protector Fletcher Cox, en el papel la mayor amenaza que Eagles presenta para presionar a Tom Brady. Si Cox no es factor, las otras alternativas para estar encima de Brady son los alas protectoras Vinny Curry, Derek Barnett y Chris Long, y el linebacker Nigel Bradham.



¿Va a poder alguien contener a Gronkowski? Hasta ya antes de la convulsión que lo dejó fuera del Juego por el Torneo de la AFC, Rob Gronkowski capturó siete pases para ciento dos yardas en la postemporada, con un touchdown y promedio de catorce.6 yardas por recepción. “Gronk” está de regreso en las prácticas y la semana extra anterior al Super Bowl le va a dar tiempo para estar al cien por ciento el último día de la semana. Los linebackers Nigel Bradham y Mychal Kendricks, y los safeties Malcolm Jenkins y Rodney McLeod tienen la misión imposible en Minneapolis: contener a Gronkowski.
Compartir en: